Año nuevo en Las Vegas

por Nov 17, 2020Costa Oeste, Destacados, Estados Unidos, Viajes0 Comentarios

Llegamos por la tarde del 30 de diciembre listos para retirar las entradas de Love y para pasar Año nuevo en Las Vegas. Apenas ingresamos a la ciudad fuimos a The Mirage para buscar las entradas de Love, el show de los Beatles de Cirque du Soleil. La escena de estar parados en la entrada de semejante hotel, con el motorhome y cuatro vagos en joggings es digna de Los Beverly Ricos.

Ya con las entradas, nos fuimos a buscar un lugar para dormir con el motorhome. Habíamos leído un poco sobre el Circus Circus, pero no nos gustó la ubicación (todo esto sin entender mucho el mapa). No sabemos cómo, pero descubrimos que el hotel Linq tiene un estacionamiento detrás de la rueda gigante, que nos dejaba hospedarnos por 10 dolares la noche.

Obvio no contábamos con pozo para limpiar las aguas grises y negras ni tampoco para cargar la energía, pero contábamos con algunas reservas y evitábamos ir al baño en el vehículo. La vista era hermosa y la ubicación era inmejorable.

Año nuevo en Las Vegas merecía una gran ubicación y la noche del del festejo en un hotel a todo trapo.

Nos bañamos, nos cambiamos y salimos para el show de los Beatles que fue impresionante. No tengo con que compararlo porque jamás había visto un show del Cirque pero soy fan de los Beatles. Así que, si son como yo, ni lo duden, la van a pasar espectacular.

Al salir, fuimos a comer algo a In-N-Out de la falsa promenade y luego a tirar unas fichas al casino. Para sacar fichas, no se hace con efectivo sino con tarjeta de crédito. Sacamos unos dolaritos y jugamos, salimos todos relativamente hechos y habiendo jugado un rato. Caminamos y conocimos un poco más, y al rato nos fuimos a dormir.

Al otro día nos fuimos temprano para el shopping, teníamos que tener estar presentables a la noche. Las Vegas cuenta con dos Premium Outlet al nivel de los de Orlando, asi que aprovechamos. El mayor porcentaje de compras del viaje lo hicimos en estos shoppings. Compramos y compramos, pero no conseguíamos algo para la noche.

Al mediodía comimos en Shake Shack en el mismo complejo. Salimos para el centro a hacer el check in en el hotel (con motorhome de por medio). Compramos las entradas para la fiesta del hotel e ingresamos a la habitación (muy amplia). Dejamos las cosas y salimos a las grandes tiendas de la avenida principal. En un Zara, conseguimos a buen precio cuatro sacos iguales para la noche y no lo dudamos.

Al rato, volvimos al hotel, nos bañamos y nos fuimos a la fiesta que era con cena incluida. La entrada que teníamos incluía dos fiestas: la de nuestro hotel (más boliche, todo cerrado) y la del hotel The Palazzo, que era en una terraza que daba a la Strip. Asi que decidimos ir primero a esa, para poder disfrutar de los fuegos artificiales. Año nuevo en Las Vegas tenia que ser una noche inolvidable.

La comida estaba incluida y la bebida también, salvo algunas excepciones como por ejemplo la cerveza Corona. Por alguna extraña razón, debemos haber tomado 6,7 cada uno sin tener que pagar un solo centavo. Seguro alguno de los bármanes no había entendido el sistema y nosotros lo aprovechamos. También aprovechamos la comida. Le entramos a todo y con ganas, tanto que un rato antes de la medianoche casi madura el knock-out.

Cuando salimos a la terraza, todas las mesas estaban reservadas (se pagaban) excepto una que extrañamente pudimos ocupar. Sigo sin entender como terminamos sentados, con una vista privilegiada y cual hombres de la noche. Tanto que se nos acercaba la gente a la mesa.

Al llegar el momento, disfrutamos de los fuegos artificiales que salen del techo de Treasure Island Hotel (no todos los hoteles tiran fuegos, sino que se ponen de acuerdo por zonas). La calle estaba explotada de gente que estaba buscando lo mismo que nosotros: ver las luces en el fuego.

Ya entrados en 2018, la fiesta de The Palazzo fue muriendo así que nos fuimos rápido para la de The Venetian en la disco TAO. Ahí era un boliche, lleno de escaleras y de salones diferentes, que nunca supimos entender. Nos perdimos, nos encontramos, tomamos unos tragos y bailamos un rato. Pero a las dos de la mañana, la fiesta se apagó (dicen que no hay noche como la Argentina).

Salidos de la fiesta, paseamos por las calles de Venecia, vimos sus ríos y sus góndolas con el cielo completamente de día (de película realmente) y nos adentramos en el casino de nuevo. Esta vez me tocó ganar 100 usd, lo que auguraba un gran 2018 (¿?).

Nos fuimos a dormir y aprovechamos el late check out que nos ofrecieron gratis. Comimos algo y nos pusimos a hacer shopping nuevamente, aprovechando los excelentes precios. Los chicos me siguieron hasta una de mis tiendas favoritas en el mundo: Dick’s Sporting goods, que es una tienda departamental deportiva.

Por la noche, fuimos a uno de los mejores lugares para comer ribs en Las Vegas (sino es el mejor) a un precio razonable. No se encuentra en la strip, sino a un par de cuadras. Se trata de un restaurant dentro de un hotel casino que se llama Ellis Island. El restaurant lleva el mismo nombre y le agrega un BBQ al final.

El menú es corto, tiene solo dos platos que ofrece en porción entera o a la mitad y cada plato principal se sirve con frijoles horneados con cerveza de raíz de Ellis Island, mazorcas de maíz, ensalada de col y pan de ajo. La cocina esta a la vista y probar esas ribs te lleva al recuerdo exacto de haberlas probado por primera vez y que sintieras que no había un mañana. 

Después de ese plato caminamos un poco por la noche de Las Vegas, conocimos algunos hoteles y casinos más, pero golpe de la comida había sido certero: no dábamos más. Al día siguiente, salimos temprano para ir al Gran Cañon y algunos lugares más, pero íbamos a volver a Las Vegas antes de ir a Yosemite.

Ya no era año nuevo en Las Vegas, pero aún así aprovechamos para seguir conociendo. Volvimos a hacer las últimas compras, y yo aproveche la última noche para salir tipo 22 hs y caminar por los principales hoteles y casinos ida y vuelta siempre tratando de ir por los accesos internos. Cuando llegue al Bellagio, disfrute el show de aguas y drones que resultó espectacular. 

El año nuevo en Las vegas será un recuerdo difícil de olvidar, un momento difícil de igualar. Sumamente recomendable para ir con amigos.

 

Las imagenes del día

Post relacionados
También podés leer:  Domingo es día de mercado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Unite a nuestra comunidad y recibí nuestras novedades.

Ya sos parte de nuestra comunidad!

Share This