Surry Hills, un pedazo de Australia en Buenos Aires

Surry Hills, un pedazo de Australia en Buenos Aires

Surrys hills es uno de los pocos cafés de los que soy fanático en Buenos Aires. Café tremendamente bien hecho (jamás falla…muchos depende de sus turnos o del barista) más una carta gastronómica distinta, diferente a lo que es habitual en la ciudad.

Ubicada en pleno Palermo, el local esta encondido entre locales pequeños sobre la calle Borges, en una zona repleta de cafeterías pero donde ellos claramente se destacan por su oferta.

Sus dueños, Feli y Tati volvieron de Australia enamorados del café (el nombre del emprendimiento lleva el nombre del barrio de Sidney donde vivían) y decidieron abrir el local. Y tan ligado esta Surry con la cultura australiana que hasta festejan el Australian Day con muchos inmigrantes de ese país en el local para sentir que vuelven a estar allá por rato.

Una de las cosas más destacables es la maquina con la que hacen el espresso: una Big Dream Specialty de Ascaso que fue la primera en latinoamerica y todavía al día de hoy debe ser la única en Argentina. Si bien, como siempre decimos, el café no solo depende de la maquina sino del grano, el molino y el barista…esa maquina jerarquiza el local.

En este caso no hay una reseña puntual porque son muchas las veces que visitamos el local y por eso nuestra recomendación va en función de la frecuencia con que vamos. De hecho, la primera vez que fuimos fue en verano con un calor tremendo y ellos estaban recién abiertos, con muchísimos problemas de electricidad: se les cortaba cada 20 minutos. La pasamos mal del calor, pero nos encantó todo lo demás.

No pueden no pedirse el bacon & egg roll. Para mí, la estrella del local. Huevos Orgánicos Revueltos; Queso Americano; Panceta; Kale Crocante; y Barbacoa de naranja en pan brioche. El mix de sabores es increíble.

¿Qué otras cosas están excelentes? Todas. Nosotros probamos la Avocado Toast, las croissants, el pan de chocolate…nada nunca nos decepcionó.

Con respecto al café, como siempre un doppio para probar el cafecito solo y un flatwhite para disfrutarlo con leche. Ambos excelentes. Lo que también tiene un toque distinto, es el cappuccino con una presentación muy linda.

Todo es excelente, todo es de calidad, todo es cuidado.

Hace poco, Feli y Tati confirmaron que dejan el país para abrir un Surry Hills en Malaga y de hecho ya están allá armando todo. Mientras tanto el Surry Argento queda en manos del equipo habitual, pero sin dudas con dos ausencias que se notarán: ambos dueños tenían muchísimo carisma y simpatía para atender a la gente.

Desde este espacio, les deseamos el mayor de los éxitos para esta gran propuesta.

Surry Hills en redes

Post relacionados
JUANI CAFÉ, en un Palermo todavía no sobresaturado

JUANI CAFÉ, en un Palermo todavía no sobresaturado

En una zona de Palermo todavía no sobresaturado y que no soy de transitar mucho , descubrí JUANI CAFE, una esquinita (¡como están las esquinas!) con mucha pinta que promete café de especialidad y pastelería acorde.

Salón bien chico, ventanas completamente abiertas, una barra hermosa de color azul con una maquina La Marzocco negra que combina con la pared del fondo. Un cafecito de película.

Pedimos un Cappuccino que estaba muy rico y un iced latte que es una bebida difícil para calificar, pero era lo que tenía ganas de tomar apenas había llegado. Al retirarme, pedí un doppio que estaba muy bien equilibrado, con la acidez justa y notas cítricas.

Para comer acompañamos con tostadas que no sobresalían, acompañadas unas con mermeladas y queso crema y las otras con huevo revuelto. La presentación estaba excelente, siento que el pan podría ser mucho mejor.

Linda esquina para un barrio que esta saturándose de cafés de especialidad pero no específicamente en esas diez cuadras a la redonda, si están cerca, no dejen de pasar a conocer JUANI CAFE.

 

Juani Café en redes

Post relacionados
Casa Cavia

Casa Cavia

Después de ir a conocer el Jardín Japonés, nos fuimos para Casa Cavia, a escasos metros, para visitarlo por primera vez también.

Nos encanto la fachada exterior y al ingresar, en cada rincón es lindo. En el medio de la pandemia, ese patio nos da seguridad y también un lindo contexto para comer una carta que prometía ser recordada.

Apenas nos sentamos nos trajeron unas cebollitas moradas condimentadas y unos pancitos que estaban exquisitos. Para tomar yo me pedí un trago a base de durazno con un poquito de gas que estaba realmente refrescante para el calor que manejábamos y Flor una limonada.

Para comer pedimos todo para compartir: una entrada, un plato y un postre.

La entrada que elegimos fue el queso a la plancha, con chutney de tomates, cebollas caramelizadas y hierbas frescas, una vuelta de tuerca a la provoleta con rúcula y tomate que realmente estaba en su punto justo: exquisita.

Como plato principal una ensalada de salmón, cous cous y hojas verdes entre otras cosas como choclos, tomates, etc que estaba muy bien condimentada. Claramente triunfó la opción de Flor en el plato principal pero lo disfruté.

De postre pedimos una crema con frutos rojos que fue lo mejor del almuerzo por escandalo. Para repetir y repetir mil veces. La crema en el punto justo, la fruta de calidad y fresca con un poquito de garrapiñada que le daba el toque.

Para finalizar, un cappuccino para Flor y un doppio para mi, servidos en tazas Acme de color negra (que lindas son) y realizados en una maquina La Marzocco que queda divina en el salón principal.

Excelente almuerzo que nos dejo livianos para seguir caminando un poco más. Antes de irnos pasamos a conocer la sala de los libros. Es un lugar increíble para leer, por su tranquilidad, su vista y su ambientación que se ve a la perfección en las fotos que sacamos.

Gran lugar para ir a conocer Casa Cavia, no lo dejen en la lista de pendientes por mucho tiempo ya que su menú cambia bastante y es lindo ir probándolo a medida de que cambian las estaciones.

 

Casa Cavia en redes

Post relacionados
Sastré Café

Sastré Café

En el medio de Caballito y Almagro, en la avenida Diaz Velez, a metros del Parque Centenario, nos encontramos con Sastré Café. El nombre debe, tal como nos cuenta su gente, a que al estar buscando un local para abrir el café, se encuentran con una vieja sastrería que estaba en alquiler porque el dueño se había jubilado y ellos ofrecieron alquilársela con todo lo que había dentro que hoy forma parte de la estética hermosa del lugar.

Fuimos temprano para estar un rato antes en el parque que esta muy lindo, y a las 10.10 am, fuimos a buscar buscar nuestro desayuno al nuevo spot de café de especialidad de ese barrio.

Varias mesitas afuera, adentro un saco viejo colgado de un “maniquí”, con viejas maquinas, mas mesas de costura, uno está entrando a un lugar especial.

La atención muy linda, natural. Pedimos una galletita salada de parmesano y amapolas, un budín de limón y amapolas, más un flat y un cappuccino.

A mi entender, el frío hace uno que disfrute un poco más del cafecito. Y en especial si esta bien hecho. En este caso, tanto el capu como el flat estaban excelentes. Temperatura justa, la leche bien texturizada, espresso calibrado. El café es de motofeca.

El budín de limón estaba muy rico y la galletita (pedida porque no había chipa) era para comerse 4 o 5.

Excelente nueva apertura por un barrio donde el café de especialidad no es moneda corriente.

.

SASTRÉ CAFÉ EN REDES

Post relacionados
Bicho: cafetería de especialidad

Bicho: cafetería de especialidad

En olleros y Libertador, zona de viejos cafés argentinos, apareció hace algún tiempo Bicho, cafetería de especialidad. Fuimos el domingo temprano para conocerlo.

Pedimos en la barra un flat White y un Cappuccino. Ambos dobles, algo raro. Por lo general el café de especialidad no debería cambiar su tamaño. Es decir, un flat White debería ser de único tamaño, pero no lo veo mal que te dejen elegir. El cappuccino doble, es casi un latte pero con más leche espumada. Por eso creo que los tamaños deben estar prefijados en la bebida.

Ambos vinieron servidos en vajilla mendocina (Bled) muy buena en color arcilla. Es clave donde servimos el café y Bicho lo hace en unas tazas espectaculares. El café es de fuego tostadores, que son la misma gente que Negro Cueva de Café. Esta muy bien hecho el café.

Para acompañar pedimos una medialuna que estaba muy buena, un croissant con jamón y queso que era enorme y tres chipá que si bien estaban muy buenos no es el típico chipá. Dentro contenía un queso más cremoso que estaba como derretida que generó opiniones encontradas, pero que a mi personalmente me gustó.

La ambientación del local es minimalista, mucha madera y cemento. Hacen el café en una Nuova Simonelli Appia de dos bocas y solo tiene mesitas afuera, por lo que tenes que ir temprano o vas a tener que esperar si te querés sentar.

Muy recomendable Bicho.

  • Comodidad 100% 100%
  • Limpieza 100% 100%
  • Experiencia 100% 100%
  • Calidad del producto 100% 100%

F4 esquina – Redes

Post relacionados
Laban Patisserie, un pedacito de Francia en Cañitas

Laban Patisserie, un pedacito de Francia en Cañitas

El domingo estuvimos por Belgrano y Palermo con la intención de probar un cafecito de especialidad y también pasar por esta panadería argentina-francesa que tiene algunos productos de consumo obligatorio. El barrio y Labán Pattiserie ayuda a viajar mentalmente a un pedacito de Francia mientras estamos en Cañitas.

Es importante decirles que LABÁN no cuenta con cafetería de especialidad. Cuenta con una nespresso de capsulas por si alguno quiere tomar algo ahí, pero es estrictamente una panadería. Si alguno quiere tomar un buen café, hay por lo menos tres cafeterías de especialidad a menos de 5 cuadras.

La compra iba a ser para consumir por la tarde ya que veníamos de desayunar en un café a un par de cuadras. Estábamos llenos.

El objetivo número uno de la visita era el emblema de Labán Pattiserie: un macaron con crema helada de pistachos y pistachos en el borde. Visualmente hermoso, ya basta para que la experiencia sea inigualable. Solamente se supera cuando ingresa en el paladar: realmente increíble.

Pero entre el objetivo y el momento del pago, pasaron cosas. La barra es muy tentadora, la atención de las chicas es muy buena. Tuve que agregar algunas cosas y todas estuvieron muy a la altura del macaron.

En primer lugar, agregue unos Caneles de Burdeos. Ya las había visto en otros locales y quise probarlos. Sino saben que son, una de las chefs de Labán explica la receta en este link que esta en una página de gastronomía francesa en Argentina.

Es como duro por fuera y bien cremoso por dentro. El sabor a mi me pareció parecido a la Creme Brule con un dejo de Ron. Excelente opción.

Otra de las cosas que agregué fue un palmerón. La típica palmerita de panderia, pero gigante y re contra hojaldrada. Excelente.

Por último, elegí unas facturas que eran chatitas con pastelera y membrillo (pero no dulce, sino pedacitos de membrillo). Esta fue una revelación sin dudas. Aparentemente no están siempre como opción y tuvimos la suerte de probarlas.

Gran lugar para ir a conocer. Hasta casi caigo en la tentación de comprar unos pines hermosos que venden con forma de Croissants o macarons o varios modelos que tienen. Recomendamos fuerte Labán Pattiserie, un pedacito de Francia en Cañitas.

LABÁN PATTISERIE EN REDES

Post relacionados