Final del Valle de Loira para ingresar a París

por Oct 6, 2020Destacados, Europa, Francia, Viajes0 Comentarios

El día numero 12 del viaje hicimos el final del Valle de Loira y sus hermosos castillos.

Chenonceau

Arrancamos el día en las afueras de Tours y nuestra primera parada fue el castillo de Chenonceau que es conocido por el ser castillo de las mujeres, por las reformas que hicieron en él a través del tiempo, siendo la más importante Diana de Poitiers.

Es uno de los castillos más visitados del valle y además de sus jardines y su amplia explanada donde cuenta con capillas, jardines y algunas cosas más, el castillo esta construido en un puente sobre el rio.

La entrada tiene un valor de 14,50 euros y vale cada centavo, porque es uno de los castillos más impresionantes de Francia. A diferencia de los que veníamos visitando, este esta en manos de propietarios privados que permiten el acceso a visitantes.

Cheverny

De ahí fuimos a otro gran castillo, en este caso Cheverny. Otro de los castillos privados del Loira y que tiene fama por haber sido el que inspiró a Hergé para las aventuras de Tintin, de quien tiene una exposición permanente.

Como datos de colores sobre este castillo, cuenta con un gran jardín, un invernadero y unas perreras que se pueden visitar (y aprovechar mucho más en verano).

Además, Cheverny es uno de los que tiene los interiores más lujosos. Es increíble la decoración de cada una de sus habitaciones.

La entrada que pagamos en este caso redondeaba los 12 euros.

Si bien nos quedaron varios castillos del valle por conocer, uno se va agotando y el lujo cansa, así que dimos por terminado el día de visitas. Nos fuimos para Blois a almozar y a conocer un poco esa ciudad.

Dejamos el auto en un estacionamiento subterráneo y caminamos un poco por la ciudad. Esta a orillas del Río Loira, que pareciera que nos persigue desde que salimos desde Anger, pero es precisamente al revés.

Encontramos frente a una escalinata grande, un bolichito abierto a pesar de que era tarde para almorzar y decidimos entrar. No era francés ni por asomo. Se llamaba Bagel Corner y tuvimos un rico almuerzo.

Pasemos un rato, entramos a una gran librería que tenia varios pisos y entradas que se llamaba Librairie Papeterie Labbé y nos encantó.

Fontainebleau

Saliendo de Blois ya nos fuimos a Fontainbleu que iba a ser nuestro destino final, donde íbamos a pasar la noche en el peor hotel (sin lugar a duda) de todo el viaje. Lo habíamos reservado durante el viaje y no había muchas opciones, pero era realmente muy malo. Lo único realmente destacable era la ubicación muy cerca del centro. Asi llegabamos a nuestro destino final del valle de Loira.

Salimos a caminar bajo la lluvia suave y pudimos sacarle fotos al palacio, a la ciudad y nos tomamos un tiempo para entrar a un Monoprix (tienda departamental) y comprar algunas cositas que necesitábamos para París.

Al salir del super, comimos justo enfrente en un restaurante que se llama La Taverne que tenia muchas pantallas de tv pero dado la temporada y el clima estaba casi vacío. Comimos una pizza que estaba bastante buena (como casi todo en Francia).

Cerramos una parte del viaje con el final del valle de Loira para ingresar en París y sus proximidades desayunando en Paul, que es una cadena francesa de cafés y boulangerie. En mi cabeza la defino como un Starbucks francés. A mi personalmente, me gustó mucho.

Las imágenes del día
Post relacionados
También podés leer:  Sastré Café

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Unite a nuestra comunidad y recibí nuestras novedades.

Ya sos parte de nuestra comunidad!

Share This